110509 – BAJA DE LA EDAD DE IMPUTABILIDAD – INTERVENCIÓN DEL EDIL GUSTAVO REYNOSO EN LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE CANELONES


 
 
BAJA DE LA EDAD DE IMPUTABILIDAD INTERVENCIÓN DEL EDIL GUSTAVO REYNOSO EN LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE CANELONES
 
Sra. Presidenta: Hoy queremos referirnos a la propuesta de modificación de la Constitución para que se lleve a 16 años, la edad mínima de la responsabilidad penal.- Esta iniciativa, pretende recolectar la suficiente cantidad de firmas para que la ciud …adanía se exprese en un plebiscito, acerca de si quiere o no que en nuestra Carta Magna, se modifiquen algunos artículos que hoy establecen la edad mínima de la responsabilidad penal en los 18 años, esto es que los adolescentes en conflicto con la ley penal, a partir de los 16 años puedan ser considerados como adultos a los efectos punitivos y que entonces, se les puedan imponer las penas que la ley prevé para ellos.- Comencemos por analizar cuál es la motivación para impulsar esta iniciativa y a propósito de ello, estableceremos nuestro punto de vista, que desde ya prevengo, es absolutamente contrario a aquella.- Se parte del supuesto de que la situación de inseguridad que hoy atraviesa nuestra sociedad, es el resultado de la acción, fundamentalmente de menores de edad, que a punta de pistola o armados con elementos cortantes, agreden, roban, rapiñan y atentan de diferentes formas, contra nuestros conciudadanos.- En primer lugar: es cierto que los delitos en los últimos 20 años han ido en aumento en forma paulatina y no es menos cierto que la acción de los distintos gobiernos ha sido la de aumentar las penas, incrementar el número de delitos y tratar de impulsar una mayor y más organizada represión.- Aquí no se trata de eludir ninguna responsabilidad.- Pero también es cierto que lo único que se logró fue acrecentar la cantidad de reclusos, sin disminuir el índice de criminalidad, sino lo contrario.- Nuestras cárceles están repletas y en condiciones en las cuales es impensable pretender que se constituyan en herramientas de rehabilitación.- Ahora bien, discriminados por edades, la cantidad de delitos cometidos por jóvenes entre 16 y 18 años, es absolutamente inferior a la de los que fueron cometidos por adultos.- Muy inferior.- Tanto es así, que en los establecimientos de reclusión de menores infractores graves, hay no más de 350 jóvenes.- Adultos presos hay más de 7000.- Es cierto también que de los establecimientos, los menores se fugan y que de no ser así, quizás la cifra pudiera elevarse a un par de cientos más.- Pues incrementemos la seguridad de esos centros para que esto no suceda, pero la reforma constitucional propuesta no plantea eso: plantea la rebaja de la edad de la imputabilidad.- Lo que además también constituye otro error, pues los menores ya son imputables por comisión de delitos graves, de acuerdo a lo que ya está establecido por ley.- La diferencia radica en que no pueden, ni deben ser tratados de la misma forma que a los adultos, pues para ellos se establecen otros parámetros de acuerdo al artículo 89 del Código de la Niñez y la Adolescencia, según el cual “…los menores de edad que cometan delitos y que por esa razón, por orden judicial sean sancionados con la privación de libertad, cumplan la misma en una institución que reúna todas las condiciones que aseguren su permanencia…” y donde a su vez, se puedan instrumentar un conjunto de programas que aseguren un proceso educativo, que permita la reinserción social adolescente.- Este último párrafo es un agregado que pertenece al documento de acuerdo alcanzado por los cuatro partidos políticos que integran la Comisión Especial de la Asamblea General para el Análisis de la Legislación relativa a los temas de Seguridad Pública y en especial la de los Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal.- Allí se establece en forma consensuada, la voluntad de crear un Instituto de Rehabilitación de los Adolescentes en conflicto con la Ley Penal como organismo especializado en la ejecución de las medidas dispuestas por la justicia, con el más alto grado de autonomía técnica.- Es este el rumbo que los partidos políticos han fijado, en concordancia con los acuerdos suscritos por el gobierno uruguayo en el plano internacional y del que no debe apartarse.- A propósito corresponde señalar qué es lo que dice por ejemplo la UNICEF.- En su documento de evaluación del Estado Mundial de la Infancia para el año 2011, trata con especial dedicación el tema de la Adolescencia, definiéndola como Una Época de Oportunidades.- El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake señala que en el marco del cumplimiento de los Objetivos del Milenio, gracias al enorme esfuerzo que han hecho muchos gobiernos en todo el mundo, incluido el nuestro, se ha logrado abatir el índice de mortalidad infantil tanto para neonatales, como para niños y niñas menores de 1 año y de 5 años.- Pero remarca lo siguiente: “Desde luego, es muy triste salvar niños en su primera década de vida, sabiendo que morirán en la segunda”.- A lo que se está refiriendo específicamente es que nuestros jóvenes entran en contacto con la ley, en calidad de víctimas y que a lo largo y ancho de este mundo, nuestros niños y niñas son quienes sufren las consecuencias de la violencia, mientras una mínima parte es la que participa activamente como infractora.- Incluso los estudios realizados concluyen que “aunque una pequeña proporción de adolescentes desarrolla hábitos negativos, como el abuso de drogas, el comportamiento violento y la criminalidad, que condicionan de manera adversa el curso de sus vidas adultas, la gran mayoría avanza hacia una edad adulta en la que aceptan los códigos de conducta prevalecientes y ellos mismos se preocupan sobre el comportamiento criminal de las generaciones posteriores”.- Ahora bien, señala el estudio de UNICEF con firmeza que la mayoría de los adolescentes que entran en conflicto con la ley son todavía niños, cuyos derechos bajo la Convención deben protegerse y respetarse y deben recibir un tratamiento especial del sistema de justicia penal, que refleje su situación.-Claramente considera como no recomendable, dar el mismo tratamiento a los adolescentes y a los adultos y señala textualmente: “Los adolescentes que pasan períodos de detención antes del juicio o que cumplen sentencias de cárcel junto a los adultos, tienen menos posibilidades de reintegrarse a la sociedad cuando salen a la calle y mayores posibilidades de volver a realizar actividades delictivas”.- Es por ello que aunque en algunas circunstancias el encarcelamiento es claramente inevitable, este debe realizarse en instituciones especializadas y es además esencial explorar alternativas a las sentencias de prisión cuando sea posible, como por ejemplo el asesoramiento, la libertad provisional y los servicios comunitarios, así como la justicia restitutiva, que implica al niño, la familia, la comunidad y la víctima y promueve la restitución y la reconciliación.- El objetivo último debe ser siempre la reintegración, así como fomentar entre los jóvenes, una ciudadanía responsable.- Tomemos en cuenta que los adolescentes que corren con un mayor riesgo de entrar en conflicto con la ley, son en gran medida el producto de difíciles circunstancias familiares que incluyen la pobreza, la ruptura familiar, el abuso de los progenitores y el consumo de sustancias como el alcohol o las drogas, aunque también deben considerarse otras situaciones, pues cometen delitos algunos jóvenes de situaciones más desahogadas y poco conflictivas.- Apuntando a las causas que generan la violencia y el delito, iremos transitando un camino más seguro hacia la resolución de este grave problema.- No es estigmatizando a nuestros jóvenes el método adecuado y mucho menos, planteando falsas soluciones de dudoso efecto.- Como miembro de nuestra comunidad y mucho más, con la responsabilidad política conferida por nuestra ciudadanía, rechazo de plano la propuesta de reformar la Constitución para rebajar la edad de la responsabilidad penal y rechazaré de igual modo, toda otra medida que tienda a violar o limitar el derecho de nuestra juventud, a acceder a una vida digna y provechosa.- Para que nuestros jóvenes no sean tratados como sospechosos, sino con el respeto y el cuidado que merecen por el solo hecho de ser miembros de nuestra sociedad, es que convoco a nuestra ciudadanía, a no acompañar con su firma esta iniciativa que responde tan sólo a una actitud oportunista, que pretende disfrazar la realidad vinculando la juventud al delito cuando evidentemente esto no es verdad y que nada más se aprovecha de situaciones dolorosas y repudiables, pero puntuales, para generar un hecho político.- Por todas estas razones deseo expresar públicamente, con responsabilidad y firmeza: YO NO FIRMO.- Ver más
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .