100930 – hasta 30 set – Llamado Lic. Trabajo Social – Acción Promocional 18 de julio

El Área Convenios de la Acción Promocional “18 de Julio”, seleccionará para trabajar en el Programa con adolescentes que la Institución mantiene con INAU y la IMM, Centro Juvenil “Quillapí”.

Licenciado/a en Trabajo Social

Requisitos:

  • Contar con experiencia previa en el área con población en situación de vulnerabilidad socio -económica. 
  • Capacidad de trabajar en Equipo.
  • Capacidad de planificación y evaluación.
  • Capacidad de solucionar situaciones imprevistas en la tarea específica.
  • Capacidad de buen relacionamiento y comunicación con todos los actores del Convenio y la Organización.
  • Asumir una carga horaria semanal de 20 horas.
  • Horario vespertino.

Perfil:
Trabajador/a social que promueva o contribuya a solucionar situaciones de vulnerabilidad que afectan a los/as adolescentes y sus familias, interrelacionarse con los demás compañeros del Equipo de Trabajo y construir nexo entre el Centro Juvenil, Comunidad e INAU.

Se ofrece:

  • Participación en un equipo multidisciplinario.
  • Ingresar a una organización con amplia trayectoria.
  • Buen clima laboral.
  • Posibilidades de desarrollo personal.
  • Salario acorde a las tareas.

A quienes les interese este desafío laboral presentar antecedentes curriculares completos a: ap18@adinet.com.uy o a Chimborazo 3266. Plazo de entrega hasta el 30/09/2010.

Setiembre de 2010.-

101002 – desde 2 oct – CURSO DE PROGRAMACIÓN EN DERECHOS DEL NIÑO – Ielsur /GGUU

El curso abordará los siguientes aspectos: 

  • I) Aproximación conceptual a la relación entre programación, derechos de niños y adolescentes y participación. 
  • II) Análisis de experiencias de los participantes 
  • III) Producción de una propuesta o proyecto a partir del análisis de alguna situación de la experiencia del participante. 

Metodología

El curso combina instancias presenciales, talleres, exposiciones conceptuales, clases a distancia en portal on-line, espacio de reflexión y análisis de experiencias y producción de propuestas de promoción de la participación de niños y adolescentes. 

Dirigido a trabajadores y profesionales de los sistemas de educación, justicia, salud, el INAU y las organizaciones sociales. 

Para participar deberá completar el formulario de pre-inscripción en la página web: www.ielsur.org

 Por informes comunicarse al teléfono: 02 9085873 o al correo electrónico: pdn.ielsur@gmail.com  

 Lugar: Facultad de Ciencias

 Comienzo 2 de octubre 10:00hs

 Por consultas: Pdn.ielsur@gmail.com

O llamar al teléfono:  02 – 908 58 73 Lunes a viernes de 13 a 17 hs

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La Programación de los Derechos del Niño (PDN) reúne un marco teórico de derechos humanos con una metodología que permite analizar, planificar y evaluar programas y proyectos de atención a la infancia.

Las metas globales de la Programación de los Derechos del Niño son mejorar la posición de la infancia de modo que todos los niños y niñas puedan gozar plenamente de todos sus derechos y construir sociedades que reconozcan y respeten los Derechos del Niño. El significado de la Programación de los Derechos del Niño puede basarse sobre las definiciones adoptadas para las tres palabras que lo conforman:

  • Del niño: comprende a todo niño o niña menor de 18 años, a menos que por ley la mayoría de edad se obtenga más temprano. “Niño” se usa en un sentido integral, donde se toma en consideración sus necesidades “en su totalidad” (en lugar de separar estas necesidades en áreas tales como “salud” y “educación”)
  • Derechos: definidos como Ley Internacional de Derechos Humanos aplicable a la niñez, los cuales fueron inicialmente establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño.
  • Programación: planeamiento, implementación, monitoreo y manejo de un conjunto de actividades orientados hacia una meta definida. (SCSLAT, 2005)

Las formas de concreción de esta propuesta son variadas, teniendo en cuenta las experiencias de formación que hemos desarrollado diversas instituciones acerca del tema de los derechos del niño. Y que ellas han estado centradas en aspectos discursivos que han tenido un efecto de remoción retórica sobre los derechos humanos de niños y adolescentes, transformándose en expresiones políticamente correctas con escasos niveles de concreción práctica.  Considerando esta situación, y reconociendo la ductilidad de la propuesta de PDN es que nos proponemos poner el énfasis en un nivel microsocial, relacionando este enfoque de derechos con las prácticas de los distintos profesionales que trabajan con niños y adolescentes.

Se trata de generar condiciones mínimas que permitan pensar, indagar y examinar los modos de relacionamiento que cada sujeto establece en la construcción de su práctica  profesional, en el entramado en que se construye y transforma la experiencia de sí. Siguiendo algunos planteos de Jorge Larrosa “…lo que se pretende es que los participantes problematicen, expliciten y, eventualmente modifiquen la forma en que han construido su identidad personal en relación con su trabajo profesional” (Larrosa, 1994)

La propuesta hace foco en la posibilidad de ensayar posibles escenarios que desencadenen procesos de construcción de profesionales reflexivos, entendiéndolo como aquel “…capaz de examinar, reexaminar, regular y modificar constantemente su propia actividad práctica como, sobre todo, a sí mismo en el contexto de dicha práctica profesional” (Larrosa, 1994)

CURSO DE PROGRAMACIÓN EN DERECHOS DEL NIÑO

El curso abordará los siguientes aspectos:

I) Aproximación conceptual a la relación entre programación, derechos de niños y adolescentes y participación.

II) Análisis de experiencias de los participantes

III) Producción de una propuesta o proyecto a partir del análisis de alguna situación de la experiencia del participante.

Metodología

El curso combina instancias presenciales, talleres, exposiciones conceptuales, clases a distancia en portal on-line, espacio de reflexión y análisis de experiencias y producción de propuestas de promoción de la participación de niños y adolescentes.

Dirigido a trabajadores y profesionales de los sistemas de educación, justicia, salud, el INAU y las organizaciones sociales.

Para participar deberá completar el formulario de pre-inscripción en la página web: www.ielsur.org

Por informes comunicarse al teléfono: 02 9085873 o al correo electrónico: pdn.ielsur@gmail.com  

+++++++++++++++++++++++++++++++

El Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay, nace en 1984, como iniciativa de un grupo de abogados que buscaban dar respuestas desde el enfoque jurídico y el litigio, a las violaciones de los Derechos Humanos ocurridas durante el período del gobierno de facto. Con el advenimiento de la democracia, y con la detección de nuevas realidades, IELSUR, amplia, y profundiza su práctica institucional. De este modo el perfil de IELSUR fue afirmándose cada vez más nítidamente en el conjunto de ONGs., aportando su especificidad jurídica.

Gurises Unidos es una Organización de la Sociedad Civil que trabaja por la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Desde sus comienzos priorizó la atención a niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social, especialmente a aquellos que se encuentran en situación de calle.

El Istituto Cooperazione Economica Internazionale —ICEI— nació de un grupo de intelectuales italianos en el año 1977 en Milán, Italia con el objetivo de proponer un espacio de estudio, intercambio y reflexión sobre lo que sucedía en los países del Este de Europa. Desde el principio, se propuso también la generación de nuevos diálogos respecto de la realidad en los países de Latinoamérica e informar e incidir en cuestiones vinculadas a la política, la sociedad y la cultura italianas e internacionales.

A partir de 1986, ICEI comenzó sus actividades de educación para el desarrollo, a través de la sensibilización en escuelas medias y universidades italianas con el objetivo de promover el acceso a información crítica sobre las dinámicas socioeconómicas y culturales de los países en desarrollo. Durante ese año, ICEI y otras organizaciones comenzaron a abordar la temática del turismo, como herramienta para un real intercambio entre culturas.

100914 – Prensa: La Diaria – Aprendizaje más ameno – Segundo encuentro “El arte en la escuela de hoy: aportes para pensar la praxis de la educación artística”

Con el objetivo principal de promover la vivencia, el intercambio y la reflexión en torno a la tarea de la educación artística en la escuela, se realizó este fin de semana el segundo encuentro de estas características promovido por el Colectivo Jauja. Se trata de un grupo de maestros y profesores, estudiantes de ciencias humanas y docentes de distintas ramas de educación artística que se define como un proyecto que apunta a integrar el arte en el currículum y la práctica educativa, considerando que la formación de niños y niñas debe abordarse de manera global, entendiendo que debe ser una interacción entre lo que se piensa, se hace y se siente.

El encuentro consistió en reflexiones teóricas y talleres sobre distintos aspectos que hacen a la educación artística, en particular en el nivel de Educación Primaria. A continuación se realiza un recorrido por algunos de los aspectos planteados.

¿Qué es el arte?

Emilio Nisivoccia (arquitecto, docente de la Facultad de Arquitectura, Udelar) partió de obras del artista de vanguardia Marcel Duchamp (por ejemplo, su celebrada “Fuente”, firmada por Richard Mutt, en el Salón de Artistas Independientes de Nueva York). “Más allá de lo anecdótico, esta situación permite reflexionar sobre la concepción de arte y de artista: tiene que haber un cierto escándalo detrás, la crítica lo avala, otros artistas admiten que forma parte de su comunidad y alguien paga por ello”, afirmó Nisivoccia. “Para Duchamp el arte funciona como institución y no interesan los objetos sino la construcción intelectual”.

Para Nisivoccia, el arte contemporáneo acciona en el campo del lenguaje y del conocimiento (y no en el ideal de lo bello ni en la construcción de objetos), por eso es un campo abierto a la discusión. Para el formalismo ruso, como otra vertiente a considerar, “el arte se relaciona con la función poética. Su sentido consiste en detener la atención sobre las cosas y en eso radica su función y su validez”.

El investigador puso como ejemplo: “Si yo digo que la Tierra es cuadrada en un congreso de físicos, me dirán que soy ignorante, un burro; si lo digo en algún otro ámbito van a decir que estoy loco; si lo digo en un congreso de arte, soy un poeta”.

Según Nisivoccia es más interesante la pregunta que la propia respuesta: “No tengo el medidor de qué es más arte o qué es menos arte. Sí puedo decir que, de alguna manera, el arte se inscribe en ciertas condiciones de libertad, lo que significa acostumbrarse a que exista un territorio en que uno se hace cargo de cómo son las cosas y las puede poner como más le guste y como le parezca que tienen más sentido, movido por su deseo o su raciocinio. En el fondo, es ese terreno de liberación, de subirse a una aventura que no está escrita”.

La experiencia estética

Para Fernando Miranda, docente del Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes, “lo estético termina estando más en el espectador que en el producto como condición intrínseca o valor de la obra en sí”. En el plano de la educación artística, Miranda enfatizó que la experiencia estética “debe ser independiente del museo, del libro de arte. Es mucho más cotidiana, me compromete más vitalmente. Tiene que ver con las propias decisiones, con nuestras propias posibilidades de decidir sobre la imagen: desde cómo nos vestimos, qué combina con qué…”.

“La diversidad desafía a crear posibilidades educativas para hacer real la crítica acerca de cómo las imágenes tienen que ver con las experiencias cotidianas, su comprensión y su significación y, por consiguiente, permitir la propia producción imaginaria”, sostuvo Miranda.

“No creo que exista una persona que no sepa dibujar”

Alejandra Caunegre, maestra y tallerista de plástica, planteó que “no hay tanta diferencia entre ser maestro y educar en arte, si lo que se busca es que el niño descubra estrategias y caminos propios para llegar a un conocimiento que tenga sentido”.

Sobre si hay que ser artista para enseñar plástica, Caunegre afirmó: “Depende de lo que vos consideres que es ser artista: de la misma manera que para ser maestra tenés que ser una persona creativa. Cuando sentís que te estás aburriendo, algo está mal. Y ser creativo implica tener una mirada más amplia. No pensar tanto en estructuras, siempre tentar un poco más allá de lo que se supone que es el límite, saber escuchar…”.

Respecto del lugar de lo estético, Caunegre explicó: “Tiene que ver con los valores, que no son iguales para todos. Tiene que ver con lo bello. Está bueno que el niño perciba que hay cosas hermosas de ver, pero lo estético tiene un estatus que no debería […] Pasa más por el placer que uno siente; eso cambia de una cultura a la otra, de un momento histórico al otro… Los valores son relativos”.

“No creo que la finalidad de la educación artística en la escuela sea sacar artistas; sí es habilitar al niño a tomar opciones creativas en su vida, tener una mirada que permita poder percibir y decir: ‘Yo tengo esto para decir, para opinar’; no ser un mero espectador”, sostuvo Caunegre.

“Abrir la puerta para ir a jugar”

Ernesto Alves, clown y profesor de filosofía, explicó su modalidad de trabajo en un taller de clown: “El objetivo es acercar la vivencia del estado del clown. Ese estado implica juego, presencia y sensibilidad. La función clásica del clown es aliviar tensiones y la forma en que lo hace es poniéndose en problemas; eso lo conecta con el fracaso. Siempre son problemas propios, subjetivos, no del mundo. Como Chaplin en Tiempos modernos. Todo esto lleva al terreno de lo imprevisto: cuando el clown se enfrenta con las cosas, ya cambian de sentido; los objetos se transforman”.

Acerca de la formación, Alves explicó: “El taller es un trabajo de escena, de formación escénica en clown. Para llegar al estado del clown uno tiene que hacer un trabajo que conecta con lo personal. Para eso se trabaja con juego e improvisación, implicando a los participantes desde lo subjetivo y compartiendo eso en escena. En los talleres iniciales se trabaja desde la conexión con el estado del clown hacia la técnica. Siempre se dividen en dos partes, la primera, de trabajo físico, con juegos grupales y, la segunda, de improvisaciones en escena, de unas cinco personas como máximo. El coordinador interviene y se discute sobre cómo amplificar el gesto, la proyección, cuál es la mejor forma de transmitir, cuándo mirar al público -porque el clown trabaja mucho con la mirada del público-, cuándo hacer un stop para que el público registre…”.

“El equilibrio entre la técnica y lo vivencial es una pregunta que tenemos en los talleres, que queda abierta. Si hubiera que elegir, la elección es clara: se trabajaría sobre lo estético y la formación disciplinar”. El docente puso como ejemplo la experiencia del clown de hospital: “Nosotros vamos al hospital y estamos con los pacientes, jugamos con ellos. No son propiamente funciones, en un sentido tradicional. Pero tenemos que tener claro que el objetivo es hacer un trabajo artístico en el hospital, en el que el trabajo de salud es la consecuencia, no el objetivo”.

Alves está trabajando en el cruce entre la educación formal y los talleres de clown; en este sentido, ha avanzado en la vinculación con la filosofía, sobre todo a partir de la idea de suspensión del juicio, de los escépticos.

Integración a partir de la danza

“Danceability es una metodología de danza integradora, que surge hace unos 30 años en Estados Unidos con Alito Alessi. Integra personas con y sin discapacidad, con un trabajo que trata de no segregar”, explicó Valentina Kaplan, bailarina y docente de Danceability.

Para Kaplan: “En la sociedad, generalmente, las personas con discapacidad quedan aisladas. La filosofía de Danceability es la de la integración con trabajos de improvisación como técnica. Los talleres parten del mínimo común denominador del movimiento de todos los alumnos del grupo. Por ejemplo, si hay una persona que no ve, se trabaja sobre ese mínimo. Hay un ejercicio que se llama acción y respuesta, en el que una persona hace una acción (un movimiento) y cuando termina la otra persona le responde. Ese ejercicio no puede plantearse así con una persona que no ve. En ese caso, transformaríamos el ejercicio: una persona hace una acción y también un sonido mientras dura la acción”. Kaplan destacó que se trabaja el movimiento “a partir de la sensación del movimiento y no de las formas. De ese trabajo, con la improvisación, la relación con los demás, el tiempo y el espacio, surge un resultado con una función estética”.

“Danceability es una formación específica. No se precisa bailar antes. Se han formado psicólogos, personas con discapacidad, bailarines, fisioterapeutas… La fortaleza de la metodología es la diversidad, el poder trabajar integrando personas con y sin discapacidad”, destacó Kaplan. Actualmente hay varias experiencias de Danceability: en el Inju, a través del programa La Caja, que es para adolescentes y jóvenes; en la Escuela Nº 200 y en la Escuela Roosevelt.

Arte y programación

Pedro Díaz, licenciado en Ciencias de la Comunicación que se ha especializado en tecnologías, contó: “La idea es presentar como una llave. Una computadora no es solamente un ordenador para organizar tu vida o para administrar. También puede ser un taller donde generar producciones con orientación estética. Por ejemplo: un navegador web puede considerarse un lienzo en blanco y se puede crear sobre él, a partir de ciertos lenguajes, de marcado del producto y de scripting, un objeto estético. Para eso sólo se necesita un navegador y un procesador de texto, dos cosas de uso cotidiano”.

“Hay muchas corrientes de arte y tecnologías: net.art, pixel art, arte ascii…”, explicó Díaz. Además, precisó: “Yo no soy artista, no vengo de la formación del arte, simplemente trabajo sobre lo que no es utilitario, sólo para generar algo con una cierta orientación estética. No es un enfoque hacia el hecho estético en sí sino hacia las tecnologías, como posibilitadoras de ese hecho”.

Cecilia Blezio

100914 – Prensa – La República – Proponen exámenes de acreditación para poder saltear ciclos educativos

Como en España. Una persona que no culminó el liceo podría entrar a la Universidad

El Sistema Nacional de Educación (SNE) estudia la posibilidad de habilitar la acreditación de conocimientos para avanzar en estudios formales. La propuesta fue elevada por el Consejo Nacional de Educación No Formal que propone que mediante un examen se pueda saltear un ciclo educativo.

Matías Rótulo

En España, o en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de la República (Udelar), el sistema de acreditación de conocimientos es aplicado para permitir revalorizar los saberes adquiridos.

También a nivel de la educación primaria es posible que acreditando conocimientos, generalmente por medio de una prueba, una persona pueda avanzar en el sistema educativo, en base a lo aprendido en la vida.

El Consejo Nacional de Eduación No Formal (Conenfor), propuso al SNE integrado por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Universidad de la República (Udelar), extender esta posibilidad a todo el sistema educativo. La propuesta fue realizada tras solicitarse por parte del SNE al Conenfor, una propuesta de aplicación al artículo 39 de la Ley General de Educación, explicó a LA REPUBLICA el integrante del Conenfor en representación del MEC, Marcelo Morales.

El artículo 39 (De la validación de conocimientos), dice que “el Estado, sin perjuicio de promover la culminación en tiempo y forma de los niveles de la educación formal de todas las personas, podrá validar para habilitar la continuidad educativa, los conocimientos, habilidades y aptitudes alcanzados por una persona fuera de la educación formal, que se correspondan con los requisitos establecidos en algún nivel educativo”.

Según la propuesta presentada, y que de aceptarse deberá ser reglamentada por las distintas instituciones formales de educación, se establece la posibilidad de “que mediante un examen que acredite los conocimientos, la persona pueda avanzar en la educación formal” dijo a este matutino el director de educación de jóvenes y adultos de la ANEP Felipe Machín.

A modo de ejemplo, “una persona que no concluyó la educación secundaria, mediante un examen que acredite conocimientos en cierta área, podría ingresar a una carrera terciaria” dijo Machín. Otro de los ejemplos puestos por el jerarca es el “que se aplica desde el plan 1989”.

Dijo que este se basa en “que una persona sin haber pisado nunca un salón de clase escolar, pueda revalidar conocimientos que le permitan tener como completada la educación primaria, y avanzar a la secundaria”.

Según Marcelo Morales “esta iniciativa no significa que uno apruebe un ciclo sino que avanzaría a un ciclo superior”.

Experiencia

El sistema de acreditación de conocimiento “es aplicado con un gran éxito en España” dijo Machín. En la Facultad de Bellas Artes, por medio de un examen, un estudiante puede acreditar los conocimientos necesarios como para acceder a la institución.

Este caso se da particularmente con artistas con experiencia que pretenden ingresar a estudiar la carrera universitaria.

Morales por su parte apuntó que “un estudiante que no termine el liceo ingresa allí a una facultad en España, algo que si se aplica podría llegar a suceder en Uruguay”. Machín opinó que “es importante que se reconozcan las trayectorias educativas, lo aprendido en la vida”, ya que “hoy la educación tiene muchas formas de llegar a la persona”.

El pasado viernes se realizó un encuentro de evaluación de la puesta en funcionamiento desde hace un año del Conenfor. Allí Felipe Machín, el representante de la Udelar ante el Conenfor Luis Calegari, y Marcelo Morales, destacaron la importancia de la educación no formal y su relación con la educación formal.

“La educación formal suele verse como separada de la no formal y en realidad tienen mucho en común”.

La educación formal es aquella educación institucionalizada desde el Estado (Educación Primaria, Secundaria, técnica, universitaria, todas ellas, tanto públicas como privadas). “De todas formas hay puntos de contacto con la educación no formal, aquella que se adquiere en cursos cortos por ejemplo, que al igual que la educación formal tienen un curriculum, docentes, y demás”.

Censo

El gobierno pretende concretar este año un censo que permita conocer cómo y cuánta educación no formal se dicta y recibe en Uruguay. La iniciativa del gobierno también apunta a la “capacitación de docentes” ya que “la educación no formal requiere ser de calidad” dijo Machín.